30s-30-09-2020

30S: una década y casi 200 procesados por la sublevación policial

Este 30 de septiembre de 2020 cumple su primera década el conocido 30S que abarca a los hechos de sublevación policial en 2010. A una década, el hecho sigue lejos de tener un desenlace y hasta este 2020, los imputados por el hecho bordean los 200. Ellos fueron acusados por sabotaje, rebelión, plagio, intento de magnicidio y atentado contra la seguridad del Estado. Las penas oscilaban entre uno y 12 años de cárcel, pero hoy en día, ninguno se encuentra en la cárcel.

Hace seis días, el 24 de septiembre, la fiscalía formuló cargos contra cinco altos oficiales retirados de las Fuerzas Armadas. Luis Castro, Paúl Guzmán, Jorge Merino, Jorge Peña y Hegel Peñaherrera están obligados a presentarse periódicamente cada 15 días y tienen prohibida la salida del país. Ellos están imputados porque, supuestamente son responsables de los homicidios del policía Froilán Jiménez y de los soldados Darwin Panchi y Jacinto Cortez. 

Tras 10 años, la justicia tiene aún en lista 38 recursos de revisión que no resuelve la Corte Nacional de Justicia.

Los sucesos

El 11 de agosto de 2010 la Asamblea Nacional aprobó con 108 votos a favor, 2 negativos y 9 abstenciones la Ley de Servicio Público. En ella, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y la Fuerza Aérea Ecuatoriana se integraban a la Ley. Además, las instituciones educativas de las instituciones ingresaban al sistema educativo público del Ministerio de Educación. La ley expresaba que respeta los derechos que tienen los efectivos de las fuerzas “a recibir condecoraciones, reconocimientos, porque ellos no cobran horas extras, ni complementarias, tienen jornadas y horarios especiales”, expuso en ese entonces la página oficial del Legislativo.

Sin embargo, los policías recibieron información sobre posibles vulneracionales a sus beneficios. Tras ello, el presidente Rafael Correa asistió al Regimiento Quito, epicentro de la protesta, para conversar sobre el tema. La llegada tan solo provocó el rechazo que duró hasta la noche con los policías y militares confrontados en las inmediaciones y el Presidente interno en el Hospital de la Policía sin poder salir del lugar.

El enfrentamiento cegó la vida del estudiante de Economía de la Universidad Central, Juan Pablo Bolaños; los soldados Darwin Panchi y Jacinto Cortez Jhayya; y los policías Edwin Efrén Calderón Landeta y Froilán Jiménez.

¿Protesta aislada o intento de golpe de Estado?

Los entonces sectores opositores al gobierno de Rafael Correa consideraron el hecho como una protesta aislada de la Policía Nacional. Pero el expresidente lo consideró como un intento de golpe de Estado. Esta última postura la apoyó la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Organización de Estados Americanos (OEA) y los simpatizantes de Correa.

Por su parte, los medios de comunicación privados e internacionales, hablaron de un levantamiento policial.