La Torre Eiffel reabre sus puertas tras ocho meses de cierre

La Torre Eiffel refuerza las medidas de bioseguridad y reabre sus puertas al público tras ocho meses de cierre debido a la pandemia de la COVID-19.

El aforo se reducirá al 50%, sobre todo en el uso de los ascensores. De esta forma, se espera que el monumento parisino reciba alrededor de 13.000 visitantes al día, una cifra muy inferior a la anterior a la crisis sanitaria, era de unos 25.000.

Los ascensores estarán habilitados para la mitad de personas que usualmente carga. Según información de la cuenta oficial del sitio, este fue el cierre más largo, desde la Segunda Guerra Mundial.

Este importante sitio turístico reforzará las medidas de bioseguridad frente al virus. Uso obligatorio de mascarilla, restricción de fluidez de visitantes en algunos espacios del lugar. A partir del 21 de julio, los visitantes deberán presentar una tarjeta sanitaria, distribuida por el Gobierno francés.

La tarjeta sanitaria tendrá información sobre el esquema de vacunación completo de cada ciudadano y el resultado de una prueba para COVID-19. Las personas vacunadas deben tener al menos dos semanas desde la segunda inyección o cuatro en el caso del fármaco de una dosis, Janssen.

Mientras que los no vacunados deberán presentar, de forma obligatoria, una prueba con resultado negativo de COVID.  El test debe tener 48 horas, o en su lugar, las personas deben contar con una prueba de haber superado la enfermedad en los últimos seis meses.

Los turistas no perdieron tiempo

La ‘Dama de Hierro’ ya cuenta con 70.000 entradas vendidas por Internet para visitas hasta finales de agosto. La mitad de las personas que han comprado entradas son de Francia, mientras que el 15% procede de Estados Unidos y un tercio corresponde a ciudadanos europeos. Este importante sitio turístico se cerró en octubre de 2020. Antes de la pandemia recibía 7 millones de turistas al año