Sinovac: mentiras y suposiciones sobre su efectividad

Un ecosistema de dudas y confusiones se ha generado en torno a la vacuna china Sinovac, también conocida como Coronavac. Índices altos de contagio tras recibir la vacuna y presuntas muertes son algunos de los supuestos que rondan sobre todo las redes sociales.

Hace unos días, el periodista colombiano Gonzalo Guillén escribió en su Twitter que la vacuna china era “la barata, la del Gobierno. La de los pobres”. Aseguró que los adultos mayores “se están contagiando, vacunados con dos dosis de Sinovac”. El reconocido comunicador causó pánico en sus redes sociales. Su tuit tenía más de 4.000 likes y casi 1.700 retuits.

Sin embargo, tan solo la evidencia científica puede desmentir esas suposiciones. Países como Chile, Brasil y Uruguay dan testimonio de los resultados de la vacuna Sinovac.

La efectividad   

En Chile, al aplicar las dos dosis de la vacuna china Sinovac, el Ministerio de Salud observó una efectividad del 90% en cuanto al ingreso de unidades de cuidados intensivos (UCI) y del 86.4% al momento de prevenir muertes a causa de la COVID-19.

Los expertos explican esas cifras, antes de la vacuna la cifra de personas en UCI era de 100, ahora de ese total solo son 10. De la misma forma ocurre en el caso de decesos, sintomatología grave y hospitalización.

Otro caso claro es el de Uruguay. El Ministerio de Salud Pública del vecino país presentó cifras tras inocular a su población con ambas dosis de Sinovac. De las 712.716 personas que completaron la inoculación, 5.360 tuvieron COVID-19. De esa cifra, solo 19 terminaron en UCI y seis murieron.

En resumen, “la tasa de internación en UCI de 0,17 casos por cada 100.000 personas por día en seguimiento y una tasa de mortalidad de 0,04 fallecimientos por cada 100.000 habitantes”, según la cartera de estado de Uruguay.

En Brasil, las autoridades municipales de Serrana vacunaron a toda la población adulta con Sinovac. El resultado fue una reducción del 80% de los casos con sintomatología y del 95% de fallecimientos después de la segunda dosis.

El director de epidemiología del Ministerio de Salud de Colombia explicó con una metáfora el beneficio de recibir la vacuna, de cualquier farmacéutica. “Hay muchas personas que mueren en accidentes de tránsito usando el cinturón de seguridad, pero muchísimas perderían la vida si no lo usaran. Ponérselo disminuye la probabilidad de morir, no la elimina; así como las vacunas”.