Yachay y la empresa pública Siembra serán auditadas por Contraloría

La Contraloría General del Estado (CGE) emitió tres órdenes de trabajo, para el inicio de dos exámenes especiales en la extinta empresa pública Siembra y uno en la Universidad Yachay.

El Contralor General del Estado, Carlos Riofrío González, realizó un recorrido técnico en las instalaciones de la Ciudad del conocimiento Yachay y recibió el reporte de avances de los exámenes especiales, que la Contraloría efectúa en la universidad y la empresa pública.

En las dos entidades se analizarán las operaciones administrativas y financieras ejecutadas entre el 1 de septiembre de 2017 y el 30 de junio de 2021, acciones de control en las cuales se determinará el grado de cumplimiento de las disposiciones legales y normas aplicables, la veracidad, legalidad y propiedad de las actividades.

En la ex empresa pública Siembra (que actualmente forma parte de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología) Contraloría analizará las contrataciones, efectuadas entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de julio de 2021, para estudios, diseños, construcción y fiscalización del proyecto Programa de Infraestructura de la Ciudad del Conocimiento, Yachay EP.

La auditoría determinará si se respetó el ordenamiento jurídico y la normativa técnica en la contratación y ejecución de las obras y consultorías, así como la aplicabilidad de los diseños entregados por los contratistas.

El Contralor precisó que la Contraloría ha confirmado responsabilidades por USD 43 993 549, por las irregularidades en la gestión de los bienes y recursos públicos.

También informó que, en 2018, la Contraloría remitió a la Fiscalía General del Estado (FGE) un informe con indicios de responsabilidad penal (IRP), por las falencias en la construcción del auditorio y edificaciones para laboratorios, transferencia de tecnología, administración y gestión.

Durante la auditoría se identificaron falencias en las 5 edificaciones, derivadas de cambios sin sustento técnico en los diseños de las fachadas, que originaron la eliminación de elementos estructurales. Conforme avanzó la construcción aparecieron deflexiones y fisuras en varias vigas, tramos de losas y gradas.

En marzo de 2017 se contrató los estudios de evaluación, diagnóstico de serviciabilidad, seguridad y lineamientos de remediación de los inmuebles.

La consultora concluyó que las falencias se originaron en errores y omisiones durante el diseño y recomendó realizar reforzamientos, aspecto que hasta la fecha de corte de ese examen especial (31 de diciembre de 20217) no se cumplió.