Irán conmemora 41 años de su hazaña en la guerra impuesta por Irak

El embajador Ahmad Pabarja, actual jefe de la misión diplomática de la República Islámica de Irán en Ecuador, se refirió en entrevista con Primera Plana a la guerra en la cual se enfrentó su país a Irak entre 1980 y 1988. Sobre el significado de esta conflagración, que ha sido comparada incluso con la magnitud de la Primera Guerra Mundial y en la cual Saddam Hussein ordenó emplear incluso armas químicas contra el pueblo iraní, el diplomático aseguró que esta fue una hazaña nacional de su país.

¿Por qué Irán llamó a esta como la Guerra Impuesta o la Defensa Sagrada y cómo catalogan esta contienda con Irak?

En el nombre de Dios. Se llama la Guerra Impuesta en Irán porque Saddam Hussein impuso esta guerra contra Irán. Él comenzó esta guerra.  Se denomina también ‘Defensa Sagrada’ porque defender la Patria, defender el país es un aspecto sagrado, no solamente para Irán, sino para todo el mundo.

Esta guerra fue muy trascendental para nosotros por algunas razones. La primera razón porque las fuerzas populares tuvieron un papel muy importante para vencer al agresor. En el momento de la guerra, el Ejército de Irán se había debilitado bastante; no tenía suficiente capacidad para enfrentar o frenar la agresión del Ejército iraquí.

La siguiente razón y muy importante es que, por primera vez durante los últimos dos siglos de la historia de Irán, nuestro país no fue derrotado en una guerra. En los últimos 200 años hemos enfrentado varias guerras. Irán perdió parte de su territorio en el norte y oriente del país. En este aspecto también es muy importante porque Irán no fue derrotado, a pesar de la falta de un Ejército poderoso y de la falta de equipamientos militares, armamentos y de fuerzas entrenadas y experimentadas. Nosotros pudimos frenar la agresión y después de dos años de resistencia pudimos expulsarlos de las fronteras.

¿Cuáles fueron las verdaderas causas de este conflicto con el país vecino?

Siempre existió un conflicto con Irak por algunos asuntos en la frontera. En 1975, durante la época del Sha (Mohammad Reza Pahlavi, el último Rey de Irán) y cuando Saddam Hussein fue Primer Ministro en Irak, los dos países firmaron un Acuerdo para resolver sus problemas fronterizos.

Saddam Hussein sintió que fue un perdedor en dicho Acuerdo. Después de la Revolución islámica de Irán en 1979, él pensaba que el Ejército de Irán estaba muy débil y no podría resistir. Entonces pensó que podría atacar a Irán para ocupar algunas provincias en el oeste de Irán, especialmente en la provincia de Juzestán, que está en el suroeste del país.

Esta provincia tiene bastantes reservas petroleras y allí también viven muchos iraníes que hablan árabe. Él consideraba que con esta situación y con el apoyo de la gente árabe en Irán podría vencer y ocupar dicho territorio, y después de dos semanas llegar a Teherán. Tuvo otra razón también: a Estados Unidos no le gustaba el Gobierno de la Revolución Islámica de Irán y quería derrocarla, entonces le dio luz verde a Saddam Hussein para atacar a Irán.

En particular ¿cuál fue el papel de Estados Unidos y qué potencias apoyaron esta guerra?

En esa época de la guerra, Estados Unidos y también países occidentales y del bloque comunista apoyaron a Saddam Hussein y le dieron equipos militares bélicos, así como los países árabes en el Golfo Pérsico como Arabia Saudita, Qatar, la ex Unión Soviética, los Emiratos Árabes Unidos le apoyaron con recursos financieros, pero Irán fue solo a esta guerra. No podía recibir equipos militares, ni recursos financieros. Por ejemplo, durante los primeros días de la guerra, Irán necesitaba alambre de púa, pero nadie nos apoyaba.

El ejército de Irán y su Gobierno tuvieron que enfocarse en su capacidad interna. Esta fue una guerra muy amplia, es correcto que solo Saddam Hussein atacó a Irán, pero estos países en el oeste y este le apoyaron. Durante esta guerra 11 países, como Egipto, Jordania, Arabia Saudita, Sudán, apoyaron a Hussein con el envío de soldados.

¿Por qué Irán conmemora este acontecimiento si se afirma que no hubo un vencedor en esta guerra, comparada incluso con la Primera Guerra Mundial?

No es correcta esta percepción. Es correcto que nuestra población sí era el doble de la población de Irak. El hecho de que nosotros pudimos sacar a Irak después de dos años de resistencia de nuestras fronteras y resistir durante 8 años una guerra sin perder ni un pedazo de nuestra tierra para nosotros es un hecho heroico y sagrado.

Durante la guerra nosotros estuvimos prácticamente con las manos vacías. No tuvimos acceso a los armamentos adecuados. No tuvimos provisiones suficientes y muchos de nuestros comandantes, digamos los Generales experimentados, salieron de Irán después de la Revolución Islámica. Por eso para nosotros es una hazaña poder defender nuestro territorio con una situación desigual.

Es una hazaña nacional; el patriotismo permitió derrotar al enemigo y pudimos defender nuestra patria. Todos los años conmemoramos este hecho para decir y enseñar, tanto a nuestro pueblo, a los jóvenes actuales de Irán, como a otros pueblos. La única vía para vencer a los enemigos, a los problemas, a las limitaciones y las sanciones es confiar y apoyarse al pueblo y a su sentido del patriotismo.

La estrategia frente a la agresión de Irak fue precisamente la de apoyarnos en las fuerzas populares y voluntarios y en operaciones militares con armas livianas, y ataques sorpresivos a base de inteligencia y contrainteligencia, aunque igualmente tuvimos operaciones militares grandes. Pero la estrategia principal fue enfocarse en las fuerzas populares y no en equipos militares, sino de los recursos que teníamos y no a un poder armamentístico.

¿Están latentes las causas que ocasionaron este conflicto? ¿Cómo son las relaciones actuales entre Irán e Irak?

La guerra impuesta por Irak a Irán no fue una guerra de dos naciones. Fue la guerra de Saddam Hussein y el Partido BAAZ contra el pueblo iraní. El pueblo, la nación iraquí no tuvieron un papel directo en este conflicto y los soldados que participaron lo hicieron por obligación. No tuvieron otra elección porque tenían al dictador que los obligaba, por eso en muchas operaciones las fuerzas militares de Irak se rendían ante las tropas iraníes, porque no querían luchar realmente, pero sí existían parte de las tropas que sí tenían un sentido de la guerra y lucharon hasta los últimos momentos. De todos modos, quiero enfatizar que esta no fue una guerra entre dos naciones.

Después de esta guerra, nosotros nos enfocamos en fortalecer nuestras relaciones y especialmente en el momento en que surgió ISIS, Irán fue el primer pueblo, el único, que estuvo del lado del pueblo iraquí para luchar contra las fuerzas de ISIS. Nosotros ayudamos a impedir la conquista de Bagdad por ISIS. Desde el punto de vista político, tenemos una relación muy buena con Irak y también en el campo económico. Irak se ha convertido en el tercer socio económico para Irán. No hay ningún problema y hay mucho flujo de visitantes provenientes de Irak y viceversa. Ahora es el mes sagrado llamado Safar cuando se celebra una gran peregrinación llamada Arbaein y hay bastantes personas iraníes en ese país para participar en esa ceremonia.

Ahora la situación entre los dos países es muy estable y hay relaciones amistosas entre ambos, y no tenemos ninguna señal o razón para que comience una guerra.

¿Qué opinión le merecen las declaraciones del Primer Ministro iraquí de que este año 2021 saldrán las tropas estadounidenses de su país?

Para nosotros es una noticia muy importante. Irán siempre pidió que los soldados estadounidenses tenían que salir de Irak y también de la región. Ahora, Estados Unidos escapó de Afganistán después de 20 años sin recoger ningún beneficio político o estratégico, pero tiene que salir de Irak porque la seguridad no se puede comprar con apoyo extranjero. La estabilidad se establece con los países de la región a través del diálogo y de las negociaciones y actividades pacíficas y no con intervenciones extranjeras.

¿Cuál es el papel hoy de Irán en la región para garantizar la estabilidad y la seguridad?

Irán tiene hoy un papel muy importante para la paz en Medio Oriente. Irán durante estos años ha apoyado a diferentes países para resolver sus problemas por la presencia de grupos terroristas, como en Siria, Irak, Yemen, en Líbano y en Afganistán.

Nuestro país apoyó al presidente Bashar al-Ássad en Siria para que pudiera resistir las conspiraciones internacionales contra su gobierno y los ataques de grupos terroristas, extremistas y radicales, y también en Irak, como le decía, apoyamos a su gobierno para que resista del grupo ISIS y este no pueda ocupar Bagdad.

Actualmente, hay noticias de que Irán está enviando gasolina a Líbano, que enfrenta un problema económico y escases de este combustible y por ello no hay generación de electricidad.  En Yemen aunque no tenemos ninguna presencia bélica, apoyamos a grupos de la resistencia de ese país frente a los ataques de grupos terroristas y de otros países.

En Afganistán, que tiene una situación muy crítica, ahora Irán está negociando y tiene contacto directo con diferentes grupos étnicos. Si ese país quiere establecer estabilidad y tranquilidad y paz, necesita formar un gobierno inclusivo, con participación de todos los grupos étnicos y religiosos. Irán, como un mediador entre estos grupos, tiene un papel muy importante.

Entrevistas, en Primera Plana.