Joaquín González Alemán: “El Gobierno debe priorizar las necesidades de la niñez”

En entrevista para el noticiero “A Primera Hora”, de Majestad Radio, Joaquín González Alemán, representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) para el Ecuador, alertó la necesidad que el nuevo gobierno atienda con urgencia las necesidades de la infancia: “Se requiere trabajar en al menos 5 prioridades para proteger a las niñas, niños y adolescentes del Ecuador, frente al impacto de la emergencia sanitaria y la crisis económica”.

Las cinco prioridades son: reapertura de escuelas y reactivación de servicios de primera infancia; combate a la desnutrición crónica infantil, prevención del embarazo en niñas y adolescentes, promover una infancia libre de violencia, priorización de la inversión social con énfasis en la niñez.

El representante internacional, mencionó la necesidad de ir a la reapertura progresiva de las Escuelas, de forma voluntaria y biosegura, pues su cierre ha afectado a 4.4 millones de estudiantes, impactando negativamente en su aprendizaje y bienestar; además, en el contexto de la pandemia, alrededor de 90 mil niños abandonaron el sistema educativo.

Sobre desnutrición, UNICEF advierte que en Ecuador 1 de cada 3 niños menores de 3 años sufre desnutrición crónica infantil, convirtiéndose en el segundo país de América Latina y el Caribe después de Guatemala.  De otro lado, cada día 6 niñas de entre 10 y 14 años de edad y 148 adolescentes tuvieron un hijo/a según las estadísticas que se manejan con corte al año 2018.

Joaquín González Alemán, advirtió que la pandemia ha provocado que niños, niñas y adolescentes estén más expuestos a ser víctimas de violencia física, sicológica, negligencia, violencia sexual y violencia en línea, y que entre el 12 de marzo de 2020 y el 12 de marzo de 2021 en Ecuador se recibieron 114.287 llamadas alertando violencia intrafamiliar.

Por último, las familias con niños han sido las más golpeadas por la crisis económica; según estimaciones de UNICEF, para finales de 2020, 3.1 millones de niños cayeron en pobreza multidimensional, es decir enfrentan mayores privaciones en educación, salud, alimentación, vivienda, trabajo, y protección social.