Ernesto Araújo renunció bajo fuertes presiones.

Pedirán juicio político para el canciller dimitente de Brasil

Ernesto Araújo presentó este lunes su renuncia al presidente Jair Bolsonaro, en medio de críticas debido a una presunta mala gestión en la negociación para adquirir vacunas suficientes para inmunizar a la población y del anuncio de diligencias para un juicio político en su contra.

Araújo, según El País (España), “es considerado el responsable máximo de que el país no haya conseguido comprar en China y otros mercados las suficientes dosis para emprender una vacunación en masa que permita atisbar en el horizonte cierta recuperación económica”.

Esta dimisión ocurre en momentos en que Brasil se presenta como el epicentro de la pandemia a nivel regional.

Según la Universidad Johns Hopkins, el país sudamericano registra en la pandemia 12’534.688 casos positivos de Covid-19. Mientras, el número de fallecidos es de 312.206.

Sin embargo, en las últimas semanas registra más de 3.000 muertes diarias.

Juicio político

Los senadores Alessandro Vieira y Randolfe Rodrigues anunciaron que presentaran este 29 de marzo en el Supremo Tribunal Federal una petición de juicio político contra Araújo, por la comisión de delitos de responsabilidad.
Según un documento que trascendió,  Araújo dirige el Palacio de Itamaraty (sede de la cancillería) de “forma desastrosa”. Además, señala, causa un enorme daño a la población y afecta la imagen de Brasil en la escena internacional.
Sus declaraciones fueron señaladas como un acto de hostilidad contra China, al tratar la Covid-19 como “virus chino y comunavirus”, lo cual generó roces diplomáticos.
“Su actuación compromete hasta la obtención de vacunas destinadas a salvar la vida de millones de brasileños”, dice el texto.