Ricardo-Camacho-cárceles-24-02-2021

Ricardo Camacho: “Hay que refundar el sistema penitenciario, todo está podrido”

El especialista en seguridad, Ricardo Camacho analizó la crisis del sistema penitenciario del país, que ha provocado, hasta el momento, el asesinato de 79 privados de libertad en cuatro centros penitenciarios, en Guayas, Azuay y Cotopaxi.

En entrevista para el noticiero “A Primera Hora” de Majestad Radio, Camacho enfatizó que “hay que refundar el sistema penitenciario, porque todo está podrido”.  Advirtió que el país carece de sistema de inteligencia penitenciario. Además, que no tiene un sistema penitenciario fuerte, pese a que han pasado dos estados de excepción emitidos por el gobierno de Lenín Moreno en los años 2019 y 2020, a partir de varios amotinamientos. “¿Qué hemos aprendido? ¿Qué se ha hecho por contar con una hoja de ruta para cambiar los sistemas de seguridad y alerta?”, preguntó. Agregó que existe comunicación entre los cuatro centros penitenciarios. Ello porque los inhibidores de señal de dispositivos móviles no funcionan, “Es una burla”, criticó.

El sistema penitenciarios

Camacho dijo que se mantiene el déficit del 70% de guías penitenciarios con una sobrepoblación carcelaria del 36%, problemática que no ha cambiado.  Citó experiencias internacionales, como el modelo penitenciario chileno, que se caracteriza por la videovigilancia, la implementación de sistemas de inteligencia y el trabajo de informantes en cada uno de los centros de detención, lo que, en el caso ecuatoriano, no se ha aplicado.

“El SNAI es una institución que sería la cenicienta del Estado, porque debe recibir la ayuda de todo el mundo”, dijo.  Camacho hizo referencia al ofrecimiento no cumplido de dotar del mayor número de guías penitenciarios al sistema de rehabilitación social. “Se intentaron hacer unos cursos flash de guías penitenciarios, en algunos casos vía zoom, cuando en todos estos años se pudo haber tenido la doctrina y pedir asistencia a los gobiernos de Chile y Colombia para emular sus modelos”, alertó.