Roque Sevilla: “No hubo voluntad de transparencia en la gestión de Yunda”

El exalcalde de Quito, Roque Sevilla, considera que desde el inicio de la actual administración, la gestión del removido alcalde Jorge Yunda ha sido mediocre, al igual que la del actual Concejo Metropolitano.

En entrevista con el programa Zoom al Día, de Primera Plana, precisó que el alcalde incumplió una serie de disposiciones administrativas y está recurriendo a “artimañas” para mantenerse en el cargo, pese a que el Concejo Metropolitano ya aprobó su remoción.

Sevilla se refirió a la forma en la que se han deteriorado las empresas públicas municipales como la Empresa Municipal de Agua Potable, que en anteriores administraciones fue considerada como un modelo a nivel latinoamericano y reconocida por organismos internacionales por el buen manejo administrativo.

“Cayó en manos de una serie de  pícaros y se permitió el giro de 1,3 millones de dólares de la cuenta corriente de la empresa a una cuenta en Hong Kong, lo que se convirtió en un verdadero robo, y no hubo explicación alguna del Alcalde”, señaló el exburgomaestre.

Fue enfático al decir que no tiene ningún reclamo personal en contra de Yunda, sin embargo, sus pocas acciones para mejorar la imagen de la ciudad hacen que la ciudadanía sienta “desobligo” de las actuales autoridades.

Sobre la inversión de 4,3 millones de dólares que hizo el Municipio para la compra de pruebas rápidas de covid que fueron desechadas.

“No hubo voluntad de transparencia en la gestión de Yunda, eso lo dicen los chats que han sido recuperados de su teléfono y de la gente que manejaba la Dirección de Salud donde se ve las presiones del Alcalde para que aprueben las pruebas contra covid, para mantener el negocio”, señaló.

Además se quejó de que el Alcalde nunca descuidó sus negocios personales para dedicarse a resolver los temas de ciudad, lo que ha causado un retraso en el desarrollo por más de dos años en temas como el Metro de Quito.

Y responsabilizó en parte al Concejo Metropolitano por no asumir la capacidad de dirección de la ciudad en estos dos años.

“En la historia de la ciudad no ha habido un desbarajuste de gestión de la ciudad como en este caso, ahora todos debemos arrimar el hombro y sacar adelante a la ciudad y volver a ser un modelo de gestión para América Latina. Tengo la ilusión de que Quito vuelva estar donde estaba antes”, señaló.