Wilma Salgado: “El gobierno de Moreno ha actuado con crueldad extrema contra el pueblo ecuatoriano”

La exministra de Finanzas, Wilma Salgado, criticó duramente las decisiones económicas del gobierno de Lenín Moreno en el contexto de la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid 19: “El gobierno ha actuado con crueldad extrema con el pueblo ecuatoriano”.

En entrevista para el noticiero “A Primera Hora” de Majestad Radio, Salgado cuestionó el último aumento del precio de los combustibles, que significó que la gasolina extra pase de USD 1.91 a USD 1.99, y el diésel para uso automotriz, de USD 1.44 a USD 1.48.

Salgado recordó que esta medida se enmarca en la decisión del frente económico de eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles, adoptar un sistema de bandas y apuntar a igualar la situación del Ecuador con los precios internacionales de la gasolina, con base en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional: “Es un golpe mortal a la economía… Al subir los precios a los combustibles, suben también los costos del transporte… Vivimos una situación angustiosa”.

La exministra recordó que, a diferencia de Ecuador, los gobiernos de todo el mundo están inyectando grandes cantidades de recursos para activar la economía: “En Estados Unidos, por ejemplo, el Presidente Joe Biden impulsa un tercer programa de reactivación económica, mientras se ha planteado cobrar impuestos a los más ricos… En el Ecuador, en cambio, el gobierno ha estado yendo a contracorriente durante la pandemia”.

Al mismo tiempo, Wilma Salgado cuestionó la Ley de Defensa de la Dolarización, que entró en vigencia hace pocos días y que modifica el manejo del Banco Central; al respecto, la especialista aseguró que la normativa es inconstitucional, y que el Estado ecuatoriano no puede correr con las pérdidas que pueden generar las crisis bancarias: “Cuando se transfiere pérdidas al Banco Central del Ecuador, se pasa la carga al conjunto de la población”.  En este punto, recordó que, durante la crisis bancaria de 1999, el Banco Central fue obligado a entregar créditos de liquidez a las instituciones financieras privadas que finalmente quebraron.