Alondra Santiago: “no tiene sentido que se pretenda debatir un derecho”

La periodista Alondra Santiago defendió la necesidad que Ecuador tome una decisión en serio, sobre la despenalización del aborto por violación. En entrevista para el noticiero A Primera Hora, de Majestad radio, la comunicadora insistió en las graves cifras de este tipo de violencia de género. “En solo una semana del mes de junio de 2020, se denunciaron 119 casos de violación. La cifra es alarmante. El promedio es de 42 casos cada semana que se denuncian ante la administración de justicia”, dijo.

Alondra Santiago escribió un artículo titulado “No se trata, tan solo, de voluntad política”, en el que parte del debate en Argentina, en donde hace pocas semanas se optó por la despenalización de todo tipo de aborto hasta la semana 14 de concepción. Además, tomó en cuenta que en ese país el aborto por violación ya estaba despenalizado. “Escribir un artículo sobre el simbolismo que tiene Argentina para el continente en las luchas por la soberanía del cuerpo implica encontrarse con una realidad que genera diversos contrastes”, añadió. Así mismo, recordó que, a más de Argentina, el aborto está despenalizado en Cuba, Puerto Rico, Guyana Francesa, Guayana, Uruguay y varios estados de México.

Cuestionó la calidad del análisis en el Ecuador, por parte de varios de los candidatos a la Presidencia de la República, algunos de los cuales han rehuido emitir su postura en torno al tema. Otros simplemente plantean sus visiones desde una óptica simplista y hasta absurda. “¿Por qué deben decir que nosotros somos las que tenemos que cuidarnos de los violadores? ¿Por qué en Ecuador no se respeta el Estado laico? ¿Cómo se eliminan por completo las violaciones y abusos sexuales? ¿Quieren debatir nuestros derechos? ¿Por qué hay candidatos que pretenden un pronunciamiento sobre derechos en una consulta popular?, criticó”.

Alondra Santiago criticó, además, que la discusión no vaya más allá. Por ejemplo, sobre fortalecer los procesos de educación sexual en escuelas y colegios, ni tampoco se evalúen estándares internacionales en torno a esta materia.