Ola Bini dice que han robado en las oficinas de sus abogados y que impidieron el acceso a su departamento incluso cuando estaba preso. Foto: Twitter

Ola Bini denuncia persecución y acoso

El ciudadano sueco Ola Bini, investigado por la Fiscalía de Ecuador por presunto acceso no consentido a sistemas telemáticos o de comunicaciones, denunció este viernes en Twitter ha habido persecución y acoso contra él, sus abogados y personas cercanas desde tiempo atrás.

De probarse este delito, Bini podría ir a la cárcel de 3 a 5 años, de acuerdo con el Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Bini, amigo de Julian Assange,  fue señalado por la exministra María Paula Romo de visitar al fundador de WikiLeaks en al menos 12 veces.

Fue detenido el 12 de abril de 2019 en el aeropuerto internacional Mariscal Sucre cuando se disponía a viajar a Japón.

Su defensa alega que fue detenido con una orden emitida contra un ciudadano ruso.

¿Qué dice Bini?

El informático mencionó que hubo intentos de convencer a sus abogados para que ayuden a otras personas con “favores” de una manera que sería corrupta e ilegal.

Escribió que incluso hay personas que se han puesto en contacto con sus abogados, alegando que tienen información secreta de diferentes tipos. Esto también ocurrió a sus padres.

Por otra parte, aseguró que las oficinas de sus abogados han sido asaltadas durante este año varias veces sin que aparentemente se hayan llevado nada.

Dijo que cuando estaba en prisión, las personas que le visitaban eran acosadas e incluso en su residencia había un policía estacionado que bloqueaba la entrada de cualquier persona.

“No existía una orden para esto, y el apartamento nunca se consideró una escena de crimen, por lo que esto no era legal en absoluto” , manifestó. “Cuando salí de la cárcel, esto continuó durante varias semanas hasta que finalmente logramos accede”, apuntó.

Manifestó que intentaron varias veces escuchar e interferir sus conversaciones e incluso en la cárcel vio a una persona con un micrófono oculto en su camisa que se les acercó tanto como pudo.

¿Qué dice su abogado?

Soria añadió que en 10 horas de audiencia, se expusieron más de 100 dispositivos de Ola Bini, más de 40.000 hojas de su intimidad, sus impuestos, pero la prueba es una foto de una página de internet donde se debe ingresar usuario y contraseña pero no se ingresó.

Él espera que sí lo llamen a juicio porque aunque ellos demoraron unas 4 horas y media en exponer dichas irregularidades y evidencias, la jueza Proaño se tomó muy poco tiempo en declarar válido el proceso judicial en su contra.

Soria dijo a une emisora este viernes que la parte acusatoria ha señalado varias causales contra su defendido  y las ha cambiado con el decursar del tiempo.

Entre estas mencionó que están desde hacer actividades para la desestabilización del Gobierno de Lenín Moreno hasta aliarse al excanciller (Ricardo Patiño) y dos ‘hackers’ rusos “que nunca asomaron.

¿Qué dice la Fiscalía General del Estado?

Esta semana la jueza Yadira Proaño declaró la validez del proceso judicial. El informe de la FGE sustenta pedido de llamado a juicio en más de 60 elementos de convicción.

“El procesado accedió sin autorización ni consentimiento al sistema de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), con el objetivo de explotar ilegítimamente el acceso logrado e intentar obtener información del contenido digital de las plataformas de la Empresa Pública Petroecuador y de la entonces Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain)”, dijo la instancia.

Y añadió que “esto se pudo evidenciar gracias a una fotografía que se encontró en el dispositivo celular de Ola B., imagen que fue compartida mediante la aplicación WhatsApp”.

También cita los informes periciales de informática forense y de audio y video, además de la asistencia penal internacional requerida a los Estados Unidos, mediante la cual se extrajo información de uno de los dispositivos del procesado, así como versiones, oficios del Ministerio de Relaciones Exteriores, de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) y de otras entidades públicas y privadas.

En este caso también estuvo procesado Marco A., pero Fiscalía emitió dictamen abstentivo a su favor.