Paco Moncayo: “El Alcalde debería dejar que la ciudad funcione”

El exalcalde de Quito, Paco Moncayo, considera que tras la crisis de gobernabilidad que vive el Municipio capitalino, el alcalde Jorge Yunda debería pedir una licencia “mientras se defiende” de las acusaciones legales que la justicia sigue en su contra.

En entrevista con el programa “Zoom al Día”, el exgeneral Moncayo, precisó que, en la actual coyuntura, es necesario que el Alcalde sea quien dé el ejemplo para que la Institución funcione y se pueda trabajar en beneficio de los quiteños. “El Alcalde por un mínimo de responsabilidad con el Municipio debería por lo menos dejar que funcione la ciudad con el Vicealcalde mientras él resuelve sus problemas”, comentó.

Añadió que el Concejo Metropolitano tiene la función de legislar y fiscalizar, por lo que “no puede lavarse las manos” frente a la situación en la que se encuentra la capital. “¿Cómo es posible que, según dicen, una mayoría del correísmo estén sosteniéndole al Alcalde?… yo creo que el Concejo tiene una responsabilidad y puede actuar sobre la base de los hechos para resolver problemas”, mencionó.

En esa línea considera que una de las acciones del alcalde Yunda, sobre el que pesan siete investigaciones, debería ser pedir una licencia en el Municipio mientras dure su proceso judicial, para que pueda defenderse y volver a su cargo con una sentencia favorable para él.

“Digamos que una persona es inocente, entonces hay que esperar un mínimo grado de sensibilidad para que no tenga parada la ciudad. Un Alcalde no puede pasar peleándose con el Concejo, suspendiendo sesiones, citando a otros eventos, así la ciudad está paralizada”, señaló Moncayo.

El exalcalde cree que los casos de corrupción en el país han crecido de manera insostenible y la ciudadanía se ha acostumbrado a ello, sin embargo, esto solo afecta la imagen del país y el ánimo de las personas, con casos que se arrastran desde Gobiernos anteriores.

Recordó que en Municipio de Quito, en el período del exalcalde Mauricio Rodas, ya hubo Concejales que ejercían sus funciones portando grilletes electrónicos por casos de corrupción que no se indagaron en el seno del Concejo.