UEFA niega iluminación con temática LGBTI

La UEFA (Unión Europea de Asociaciones de Fútbol) rechazó el plan del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, de iluminar el estadio con los colores de la comunidad LGBTIQ+ para el partido de la tercera jornada de la fase de grupos entre Alemania y Hungría.

La Confederación europea explicó en un comunicado: “la UEFA es una organización políticamente y religiosamente neutral (…) Dado el contexto político de esta petición -un mensaje sobre una decisión tomada por el Parlamento nacional húngaro-, la UEFA debe rechazar esa petición”.

El 21 de junio, el máximo organismo europeo recibió una carta de Reiter donde se exponía que la solicitud “está motivada por una decisión política que ha sido tomada por el parlamento húngaro”. El parlamento aprobó una normativa que prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares. La oposición progresista y ONG’s internacionales calificaron la decisión como “homófoba”.

Ante la negativa, en Alemania fue tendencia el hashtag #Regenbogenfarben (colores arcoiris). Se trató de un exhorto a iluminar el resto de los estadios del país con los colores característicos de la comunidad LGBTI. Representantes del FC Colonia y del Eintracht anunciaron que acogerán la iniciativa de la iluminación en los estadios de Fráncfort y Colonia.

La UEFA se justifica

Frente a los hechos, la UEFA justificó su acción, en un comunicado: “el racismo, la homofobia, el sexismo y todas las formas de discriminación son una mancha en nuestras sociedades, y representan uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el fútbol hoy en día. Los comportamientos discriminatorios han empañado los partidos y, fuera de los estadios, el discurso en torno al deporte que amamos”, justifica.

El organismo propuso acceder a la iniciativa de los colores arcoíris en “fecha alternativa”. “A la ciudad de Múnich iluminar el estadio con los colores del arcoíris en fecha alternativas como el 28 de junio; el Día de la Liberación de Christopher Street; o entre el 3 y el 9 de julio, que es la semana del Christopher Street Day en Múnich (celebración del día del orgullo gay)”.