Covid-19-mascarilla-europa-18-10-2020

El covid-19 le pasa factura al relajamiento europeo

Europa vive una nueva ola de contagios por el nuevo coronavirus (Covid-19), cuando parecía que todo estaba bajo control y que la vida había vuelto a la normalidad.

Según la BBC, hasta este sábado 17 de octubre, República Checa tenía el mayor número de casos acumulados en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes, con 770,5. Le seguían Bélgica (637,6), Holanda (485,5), Francia (365,8), Reino Unido (333,3) y España (312,4), según los datos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) del sábado 17 de octubre.

En Europa se registran dos o tres veces más casos al días con respecto al pico de la curva de contagios de abril pasado, pero el número de fallecidos es cinco veces menor, de acuerdo con la ONU.

El Instituto Johns Hopkins reportó hasta el sábado que el virus ya cobró la vida de un 1 millón 108.213 personas en el mundo, donde también se contagiaron 39 millones 581.871, y las cifras siguen subiendo, una tendencia temida y esperada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Francia alerta

Francia pareciera ser el centro de esta segunda ola de Covid-19. Medios internacionales reportan 32.400 casos en el país galo, en solo 24 horas, lo cual es considerado un récord en ese continente.

Ese país ya acumula 876.342 contagiados y 33.325 muertes desde el inicio de la pandemia. Por ello el Gobierno de Emmanuel Macron anunció una nueva emergencia desde el 17 de octubre por lo que calificó la “catástrofe sanitaria”.

A ello se suman medidas colaterales como la definición de un toque de queda y de zonas rojas donde es mayor la incidencia del coronavirus.

Otros países toman medidas

España tampoco se queda atrás, aunque por debajo de Francia, y antecedida por República Checa y Holanda. En Madrid, desde el 21 de septiembre las reuniones sociales se redujeron a tres participantes y también se limita la movilidad en 37 áreas sanitarias.

Italia, por su parte, desde el jueves ordenó el uso de máscaras al aire libre y cuando las personas estén en contacto cercano con quienes no son miembros de su hogar, con excepciones para niños pequeños, personas con discapacidades o patologías que impiden el uso de máscaras y al hacer deporte. La infracción sería multada con 400 y 1.000 euros (470-1180 dólares).

También se analiza prohibir el consumo de alcohol fuera de bares y tiendas; se limitarían las fiestas privadas o la cantidad de participantes; los eventos deportivos masivos e imponer el uso de la mascarilla para practicar deportes al aire libre.

En Alemania, el alcalde Múnich se adelantó con la prohibición de la venta de alcohol y de los eventos masivos, entre otras medidas. Holanda muestra un aumento en los ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos y anunció confinamiento parcial y ley secta nocturna; mientras, la República Checa anunció que esperaba volver a un confinamiento total el aumento de los contagios.

Según RT, en Bélgica las autoridades esperan que las restricciones no harán efecto de inmediato, mientras Italia se afirma que los contagios vuelven a los niveles de marzo.

En Reino Unido se anunciaron nuevas medidas desde la semana pasada. Entre estas, decretar niveles de alerta (alto o muy alto, por ejemplo) y el cierre de gimnasios y casinos, entre otras.

Dinamarca y Grecia ya tomaron precauciones, pero todos evitando restricciones drásticas para favorecer sus respectivas economías.

La ONU expresó esta última semana su preocupación por el aumento de casos de Covid-19 en esta zona del mundo. Además, llamó a mantener el uso de la mascarilla y prohibir reuniones sociales. Solo esto, según la OMS, puede salvar hasta 280.000 vidas.